Coherencia, esa gran desconocida …

Llevaba días dando vueltas a este tema, a la coherencia, a saber lo que queremos y una vez visto y decidido, emprender acciones coherentes que apunten a ese objetivo que te has marcado.

Qué fácil decir que quieres hacer una cosa u otra, soñar despierto, pajearte mentalmente (ya se que suena feo), pero, sin que me cueste mucho esfuerzo, sin poner mucha energía… así, que sea fácil… y si se hace sólo, casi que mejor!

Pues siento decirte, querido amigo, que así no funciona la vida, que nadie va a traerte las soluciones sin que tu inviertas en ellas la atención y la energía que requieren para llevarse a cabo.

Y en el sector inmobiliario, como en la vida… ocurre lo mismo,

¿Qué tal si dejamos de pedir a las inmobiliarias lo que nosotros no queremos asumir?

¿Qué tal si empezamos a ser protagonistas de nuestra vida y empezamos a responsabilizarnos de nuestros objetivos?

¿Qué tal si empezamos a buscar soluciones por nosotros mismos y dejamos de pretender que una inmobiliaria nos las solucione?

¿Qué tal si en lugar de criticar el trabajo de los demás, empezamos a asumir el nuestro?

¿Qué tal… si nos ponemos a remar en la misma dirección?

¿Qué tal si empezamos a trabajar en equipo?

¿Qué tal… si de repente, todo cambia??